lunes, 6 de marzo de 2017

MATÍAS RAMÓN MELLA CASTILLO

Por Rafael Darío Herrera


A lo largo de su itinerario político y militar, Matías Ramón Mella Castillo demostró una notable capacidad para la acción, faceta que ha sido resaltada con acierto por la mayoría de sus biógrafos.

En tal sentido, se ha considerado que Mella encarna la marcial audacia y que era resuelto, valiente, dotado de sagacidad política, intrépido además de su proverbial patriotismo.
El escritor Manuel de Js. Galván lo califica como “un hombre de pensamiento y reflexión, de vasta y bien calificada inteligencia… incapaz de temor, audaz por prudencia, y pronto a la acción y al sacrificio cuantas veces columbró un objetivo digno de su esfuerzo”.

jueves, 26 de enero de 2017

LA FAMILIA LOZANO DE MAO

Por Rafael Darío Herrera


Existen algunas evidencias de que las personas de apellido Lozano arribaron a Mao en las primeras décadas del siglo XIX desde la ciudad de Santiago de los Caballeros y formaron parte del núcleo de familias fundadoras de este pueblo.

En la comunidad de Esperanza también abunda el apellido Lozano, entre ellos Antonio Lozano quien participó en la batalla de La Barranquita del 3 de julio de 1916 y a quien los marines estadounidenses no remataron por considerar que no tenía posibilidades de sobrevivir con las heridas que tenía pero este se recuperó posteriormente y falleció en la miseria.

El tronco de la familia estaba formado por José Eugenio Lozano quien nació en 1828 y falleció el 21 de junio de 1914 y por Rosalía Báez nació entre 1840 y 1850 y falleció el 14 de febrero de 1903. En su acta de defunción se consigna que tenía 50 años o más. La familia Lozano habitó en la zona noreste de la ciudad de Mao, conocida como Yerba de Guinea. La pareja residía en la calle 27 de Febrero # 11.
Descendientes de José Eugenio Lozano y Rosalía Báez:
I María Mercedes Lozano Báez, n. 16 de mayo, 1875. Padrinos: Matías Acosta y María Lizardo. Falleció en septiembre, 1946.

II María Ramona Lozano Báez, n. 1879 y f. 27 de mayo, 1921.

martes, 17 de enero de 2017

La Corrupción: El gran mal dominicano

Por Rafael Darío Herrera


Desde la fundación del Estado dominicano la corrupción ha devorado una cantidad inconmensurable de millones de pesos del erario, con la excepción de los gobiernos de Ulises Francisco Espaillat (1876) y Juan Bosch (1963).
El dictador Trujillo y su familia no solo fue un gran corrupto sino que se apropió de todos los recursos del país incluidas hasta las propias mujeres a las que denigró salvajemente y ni hablar de los más de 50 mil dominicanos que asesinó y de los otros tantos que torturó. El dolo, el fraude y el engaño penetraron todos los intersticios de la sociedad y se conocieron formas inéditas de ilicitud.

Durante la dictadura no había distinción entre los bienes estatales y los del déspota.

jueves, 5 de enero de 2017

La familia Saleta de Mao

Por Rafael Darío Herrera


La matriz de la familia Saleta Valerio la forman Rafael Nicanor Saleta n. 1865 y f. 8 de diciembre, 1903, hijo de José Saleta Pichardo y Francisca Díaz, quien en 1891 contrajo nupcias con Dolores Anastasia Melania Pichardo Valerio, n. 22 de enero, 1871 en Santiago, hija de Rodolfo Ramón Pichardo Román (1853-1980) y de Juana Francisca Valerio (1853-1944), hija a su vez del general Fernando Valerio Gil y de Petronila Suriel Fernández.

Rodolfo Ramón Pichardo Román era hijo de la pareja formada por Domingo Daniel Pichardo y Generosa Román.

martes, 20 de diciembre de 2016

Acta de matrimonio de Francisco Madera García y Juana de la Cruz Rodríguez

“En Santa Cruz de Mao a los veinte días del mes de julio de mil ochocientos setenta y siete, siendo las ocho de la noche, ante nos Baltazar Rodríguez, oficial civil de este Puesto, debidamente juramentado, comparecieron los señores Francisco Madera, de veinte y cinco años de edad, residente en el Higüerito, de profesión criador, hijo legítimo de Juan Madera y Ramona García, difuntos. De una parte.

Y la señorita Juana de la Cruz Rodríguez, de profesión lavandera, hija legítima de Fructuoso Rodríguez y Blasina Acosta. De otra parte.

Ambos comparecientes, la segunda con el previo consentimiento de sus legítimos padres, nos exponen que desean contraer matrimonio civil. En consecuencia y habiendo observado las formalidades que requiere la ley del 17 de abril de 1853, transcurriendo asimismo los tres días francos sin haberse presentado oposición alguna al matrimonio que se pretende, procedimos a efectuarlo en la forma siguiente:

Presente los futuros esposos y testigos requeridos al efecto, señores Gregorio Aracena, Etanislao Reyes, Sebastián Rodríguez y Manuel de Js. Tineo, todos mayores de edad, domiciliados en este Puesto y en el pleno goce de sus derechos civiles y políticos.

Dada lectura a los primeros de los derechos y deberes respectivos de los esposos, según lo prescrito por el artículo 212 y seguidos del Código Civil les hemos preguntado:

Señor Francisco Madera, ¿recibe usted a la señorita Juana de la Cruz Rodríguez por su esposa legítima?
Y contestó en clara vox: “Si recibo”.

Señorita Juana de la Cruz Rodríguez, ¿recibe usted al señor Francisco Madera por su esposo legítimo? Y contestó igualmente: “Si recibo”.

Puestos de pie los he proclamado unidos en matrimonio civil.

De todo lo que dirijo el presente acto que he leído a los comparecientes y testigos estar conformes; requeridos para firmar lo hace la esposa y testigos junto con nos; dijo el esposo no saber”.

Baltazar Rodríguez (Firmado)

Fuente: Oficialía del Estado Civil de Mao, Registro de Matrimonios, 1876-1888, Libro I. Acta 51
Pueden ver copia del Acta en el siguiente link: https://familysearch.org/ark:/61903/3:1:9396-BS9S-V1?i=41&wc=SNJ6-K68%3A1043670901%2C1043906201%2C1043922501&cc=1619814

jueves, 15 de diciembre de 2016

La familia Madera de Mao

Francisco Madera García y Juana de la Cruz Rodríguez Acosta

Por Rafael Darío Herrera

Francisco Madera García, n. 1852, hijo de Juan Madera y Ramona García residía en el momento de matrimonio en la pequeña comunidad del Higüerito, comunidad ubicada en el Este de la provincia Valverde, donde nació su primera hija María Ernestina Madera Rodríguez.

Algunas evidencias documentales revelan que Madera originariamente residía en San José de las Matas (SAJOMA), descendiente de canarios, y es muy probable de que bajara desde allí en busca de tierras llanas y hábiles para el cultivo y la crianza libre de ganado. El 20 de julio de 1877 casó con Juana de la Cruz Rodríguez Acosta, n. 1855, que en ese momento ejercía el modesto oficio de lavandera. Hermano de Madera García era Jesús Madera García, n. 1850 y f. 20 de mayo de 1915, quien residía en la comunidad de Ámina.

Don Francisco y Juana transmitieron a sus hijos una singular mística basada en un elevado sentido de la responsabilidad, de la solidaridad, del trabajo, la adhesión a preceptos religiosos así como un ethos particular, más acentuado en las primeras generaciones.

La familia Madera mantuvo vínculos amistosos con el caudillo liniero Desiderio Arias. De hecho, en los días previos al asesinato de este en las lomas de Gurabo, el 20 de junio de 1931, el dictador en ciernes dispuso el apresamiento de Luis Madera y Rafael -Feso- Madera junto a Efraín Reyes, Agustín Hernández, Estaurofina Pichardo, esposa de Salomón Haddad, Luis Bueno, José Ramón García, Antonio Méndez, Dr. Gerardo Ellis Cambiaso, entre otros. Al grupo lo trasladaron en un camión hasta la fortaleza San Luis de Santiago y allí el dictador en ciernes los interrogó de manera individual. Los Madera repudiaron abiertamente la dictadura trujillista.

sábado, 6 de agosto de 2016

El Calvario de Sánchez

Por Manuel Rodríguez Objío
La Cuna de América, año VIII, febrero de 1920.


Nota: En la publicación de este artículo se ha respetado la ortografía del autor

El 27 de Febrero de 1844, un joven que vivía errante y proscrito por el Gobierno haitiano, y cuyos funerales se habían celebrado, apareció ante sus conciudadanos llamándolos a las armas. DIOS, PATRIA Y LIBERTAD fueron sus gritos de guerra, y su heroica divisa el pabellón cruzado. Los dominicanos correspondieron a este alerta sublime con todo el entusiasmo del patriotismo, y una nueva estrella republicana brilló en los cielos de la América. ¿Queréis saber cuál fue aquel ángel redentor del pueblo dominicano? El proscrito, el errante: el joven Francisco Sánchez.

Cuatro meses de gloria y aura popular fueron bastante para que se fraguasen en el yunque del crimen los eslabones de esa larga cadena de infortunios que solo pudo quebrantar en la tumba.
En el mes de Setiembre del mismo año 44 recogieron en Dublin, en una casa de beneficencia, un náufrago desconocido. Había un joven hispano americano, de sangre mestiza, como todos los hijos de Sud América: su apostura era elegante, sus manera corteses, su conversación fácil y amena; por la mirada, Oconell habría descubierto el jenio del patriotismo cubierto con los harapos de la mendicidad. ¿Queréis conocer aquel náufrago infortunado? Era el joven proscrito Francisco Sánchez.

miércoles, 13 de julio de 2016

SIGNIFICADO HISTÓRICO DE LA ACCIÓN DE LA BARRANQUITA

Nuevo libro de Rafael Darío Herrera



Datos biográficos de Rafael Darío Herrera

Nació en Mao, República Dominicana, en 1955. Recibió la licenciatura en Filosofía pura en la Universidad Autónoma de Santo Domingo en 1983, centro donde también obtuvo el grado de maestría en Ciencias Sociales en 1988.

Es profesor del Centro Universitario Regional del Noroeste de esa universidad, donde alcanzó la condición de director. De igual manera, ha sido profesor en la sede de Santiago de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra. Es miembro correspondiente de la Academia Dominicana de la Historia. Ha realizado pioneros estudios de historia regional de la Línea Noroeste.

Entre sus libros se encuentran los siguientes: Población, Agricultura y Política en Mao, 1880-1960 (2000), Revueltas y Caudillismo. Desiderio Arias frente a Trujillo (2002 y 2010), Montecristi. Entre campeches y bananos (2006, Academia Dominicana de la Historia), Américo Lugo en Patria (2006), Historia de la provincia de Santiago Rodríguez (2012), Historia de la educación en Santiago, 1844-1960 (2012), Biografía Doroteo Tapia Calderón (2012), es autor de los prólogos a los tomos XXIV y XXV de las Obras completas de Juan Bosch.

También escribió "Américo Lugo, el historiador erudito" prólogo al libro Escritos históricos de Américo Lugo (2009), publicado por BanReservas y el Archivo General de la Nación (AGN) y "Emiliano Tejera. Paradigma de patriotismo e integridad moral", prólogo al libro Escritos diversos (2010) de Emiliano Tejera, publicado por BanReservas y el AGN.

Además es autor del texto “La matanza de haitianos de 1937” (2014), capítulo 6 del tomo V de la Historia del pueblo dominicano, publicado por la Academia Dominicana de la Historia. Es coator del libro Ciudades del Cibao. Procesos de urbanización y movimientos sociales (2014), publicado por el Instituto Panamericano de Geografía e Historia. Ha publicado artículos en la revista Clío, órgano de la Academia Dominicana de la Historia y en la revista El País Cultural del ministerio de Cultura.

lunes, 20 de junio de 2016

RELATO DEL AJUSTICIAMIENTO DE TRUJILLO POR ANTONIO IMBERT BARRERA

“Debido a que no sé cuál será el final que me aguarda Dios Nuestro Señor, creo un deber para con mi pueblo en hacerle conocer como se llevó a efecto el ajusticiamiento del tirano Rafael L. Trujillo, en la noche del pasado 30 de mayo.

Fue nuestro único objeto el librar a nuestra amada Patria, del control absoluto de la fiera humana que la ultrajó durante los últimos 31 años, llegando al final de sus días a querer desacreditar por todos los medios, a los representantes de Dios y a nuestra religión.
Siempre fui de opinión que el primer paso a dar, para terminar con la tiranía de Trujillo, fuese la eliminación física de su persona, ya que cuando el Movimiento clandestino 14 de Junio, sugerí el plan de eliminación del tirano que fue aceptado, no pudiéndose realizar, por descubrirse toda la organización del 14 de Junio, en enero de 1960.

jueves, 16 de junio de 2016

Los Brea de Jaibón, Pueblo Nuevo, Mao

Por Rafael Darío Herrera


De acuerdo con el genealogista Julio Amable González la primera persona portadora del apellido Brea se localiza en Bayajá, comunidad de colonos españoles constituida en 1505 por Rodrigo Mejía de Trujillo, la cual fue víctima de las devastaciones de 1605 y 1606, ordenadas por el gobernador de la colonia Antonio Osorio. En la actualidad forma parte del territorio haitiano.

Es muy probable que algunas personas de apellido Brea no acataran la orden de trasladarse con su ganado al centro de la isla y permanecieran en el espacio de la provincia de Montecristi y desde allí se movilizaran a la pequeña comunidad de Jaibón.

Este fue el caso de la familia Brea Báez. La matriz de la misma la formaban Juan Francisco Brea Báez quien nació en 1861, precisamente el año en que se produjo la anexión a España, hijo de Francisco Javier José Brea y Manuela de Js. Báez, quien contrajo nupcias en enero 26 de 1891 con María Catalina Gómez, Cuca, n. en enero 27 de 1871 en Jaibón y f. en abril 3 de 1958, hija de Ramón Gómez y Olaya González.

El periódico La Información de Santiago, del 6 de octubre de 1931, reseñó escuetamente el fallecimiento “repentino” en el poblado de Mao de Juan Francisco Brea Báez, cuñado del hacendado Casiano Gómez, al que definía como “elemento de general estimación”. La pareja procreó siete hijos, todos nacidos en Jaibón: